Saltar al contenido

Mujeres en la Industria de las Artes Gráficas

Para hablar del rol de la mujer dentro de la industria de las artes gráficas, debemos hacer una breve inmersión en el tiempo, en el momento de la invención de la imprenta por Johannes Gutenberg en el siglo XV, para esos tiempos la participación de la mujer en la industria en general era limitada (por no decir prohibida) debido a las normas sociales y culturales de esa época, desde su nacimiento les asignaban solo roles domésticos y tenían escaso acceso a la educación. Así mismo, la gran mayoría de las imprentas eran negocios familiares, liderados por hombres y solo, si por algún evento este se ausentaba (viaje, enfermedad, muerte, etc.) la mujer accedía al control para mantener el patrimonio familiar, haciéndolo de forma clandestina y en muchos casos bajo la tutela de algún miembro masculino de la familia. Ocupar un cargo de dirección en esos tiempos era impensable.

Durante la Era Industrial (siglo XVIII hasta el siglo XX), se desarrollaron tecnologías de impresión más avanzadas, como la litografía y la serigrafía, abriendo nuevas oportunidades en áreas como diseño gráfico, tipografía, ilustración y la producción editorial. Sin embargo, las mujeres aún enfrentaban barreras muy fuertes para tener acceso a la educación y en consecuencia a posiciones de liderazgo. Con el surgimiento de movimientos sociales como el Feminismo (siglo XX), se produjeron cambios significativos en la sociedad que impactaron positivamente y para siempre en la historia de la humanidad. A medida que se promovía la igualdad de género y se eliminaban las barreras discriminatorias en los lugares de trabajo, las mujeres ganaron mayor visibilidad y reconocimiento, ganando impulso y abriendo oportunidades laborales dentro de todo tipo industrias, produciendo cambios culturales significativos que las llevaron a una mayor inclusión en roles técnicos y de liderazgo. Estos movimientos jugaron un papel crucial en la promoción de políticas y reformas educativas que les permitieron acceder a la educación en igualdad de condiciones, estableciendo iniciativas de capacitación y educación, experimentando así una transformación radical, abriendo un abanico de oportunidades dentro del gremio de las artes gráficas en áreas como diseño digital, preimpresión, impresión digital y gestión de proyectos.

Aunque en estos tiempos, puedan persistir ciertos desafíos en términos de equidad de género, se han logrado avances significativos en comparación con décadas anteriores, por lo que en la actualidad la representación de la mujer en este sector es del 30% en todo el planeta y según estudios de la Fundación Mundial de Manufactura (FMM), desempeñando roles claves en todos los aspectos de la industria gráfica, desde la creación del diseño, producción y gestión.

Gracias a la lucha que libraron cientos de heroínas desconocidas en el pasado, hoy por hoy, contamos con mujeres excepcionales como Yandra Portela de Industrias Nigua S.A., Maite Fernández de Plásticos Multiform, SAS, Consuelo Sánchez de  Multiempaques Dominicana SRL, Maggie Ferrua de Gráficos Ferrua,  Gwendolyne Tejada de Grafiflex SRL, entre muchas otras. Ellas son prueba viviente de lo que significa el rol de la mujer dentro de la industria.

Hoy en día tenemos a nuestro alcance oportunidades de profesionalización en iguales condiciones inclusivas para todos los géneros que estén dispuestos a dar lo mejor para diversificar, enriquecer, multiplicar la evolución y el éxito no solo de nuestro gremio, sino de la humanidad.